No hace mucho que me encontré con un colega en el Corte Inglés. Mientras jugábamos con unos iPads de muestra, apareció un conocido suyo que, entre otras cosas, le contó que últimamente se dedica a ser ‘hacker a domicilio‘ en el barrio.

La siguiente imagen muestra su ‘tarjeta de visita‘.

Tarjeta de hacker a domicilio

Tarjeta de hacker a domicilio

El principal reclamo de esta tarjeta es proporcionar acceso a Internet Wi-Fi gratis a través del uso de la conexión de algún vecino (al que no le sale gratis, claro). Aunque nos contó que los ‘clientes’ le piden otro tipo de servicios ‘más complejos’, tales como:

  • Esnifar el messenger de otros
  • Descrubrir la contraseña de correo de la novia

En definitiva, que aunque el chaval en cuestión no parecía ser otra cosa que un ‘script kiddie‘ esta es una amenaza más a considerar en el entorno doméstico. Ahora cualquiera, supongo que por poco dinero, puede intentar acceder a tu conexión Wi-Fi y, si lo consigue, ya de paso, enterarse de lo que estás haciendo en la red. Y además alguien que vive cerca de ti.

Para echarse unas risas yo recomiendo, al que pueda, implantar la ‘Internet vuelta del revés‘. A ver si un día de estos flasheo mi router Wi-Fi con alguna distro de Linux.

Por otro lado, esto también es una oportunidad de negocio en el caso de que algún día nos cansemos o se cansen de nuestro trabajo actual. No muy honorable pero… ¿qué trabajo lo es?