Por todos es bien sabido mi desaprobación de engendros tales como el ENS. Aunque tiene algunos aspectos positivos, lo peor de todo es que introduce una peligrosa forma de pensar enfocada al cumplimiento y a la rimbombancia.

Os recomiendo leer estos dos artículos, uno sobre las métricas de seguridad (y cómo pueden hacer que te estanques) y otro sobre la desmotivación en seguridad cuando hay poco presupuesto (que haga que dediques esfuerzos a aparentar el cumplimiento legal).

En definitiva, os dejo el lunes desmotivador de hoy para que reflexionéis sobre el ENS, el cumplimiento legal y hasta qué punto no somos otra cosa que prisioneros en un sitio lleno de trampas.