Igual es una manía mía pero no me gusta nada que se hable de la seguridad integral. La seguridad es la seguridad. El pan es integral.

De hecho, decir que la seguridad es integral o que se hace un enfoque integral de la seguridad es… simplemente… falso. Por varias razones:

  • Nadie sabe a qué se refiere, por lo que es un palabro de marketing para rellenar y dar rimbombancia.
  • No aporta nada, no sólo porque no significa nada sino porque tampoco lo ves luego reflejado en lo que sea que te intenten vender.
  • Cada cuál entiende una cosa distinta, por lo que desinforma más que informa.
  • La seguridad integral no tiene más salvado que la seguridad blanca.
Tenemos que evitar términos vacíos de contenido o de contenido ambiguo porque acabamos en conversaciones de besugos. Os animo a que la próxima vez que escuchéis lo de seguridad integral preguntéis con voz inocente “¿a qué te refieres con seguridad integral?” y apuntéis la respuesta. Si luego la leéis despacito os daréis cuenta de lo que quiero decir. También podéis devolverle al sujeto su propia explicación a ver qué cara pone “O sea, por seguridad integral quieres decir que…”.

Algunos diréis que si integral significa que aplica a todo y que es global y tal y cual y me parece bien… pero yo no lo voy a usar y me seguirá chirriando cuando lo vea escrito. Ya digo… es una manía.